Los grandes y costosos medios convencionales (radio y televisión sobre todo) controlan puntillosamente la presencia de más de una marca en los anuncios que emiten en sus soportes. Para un anunciante es una tentación el compartir el coste de ujn espacio publicitario con otra u otras marcas y de esta forma ahorrarse dinero, o llegar a un público más amplio con la misma inversión.

Algo pareciddo aplicado al cine se llama “product placement”. Si ves una marca legible en el cuadro de un fotograma e una película, no pienses que es casualidad: Alguien está pagando -tal vez mucho dinero- porque aparezca allí esa marca o ese producto reconocible. REMAX y CENTURY 21 han utilizado esta opción publicitaria en muchas películas. Durante años, la marca de aguas Evian fue la reina del “placement”, y ahí han quedado muchas películas con joggers sudorosos agarrando la botella de Evian como testimonio para la historia del cine y, sobre todo, de  la publicidad.

Las campañas de co-branding son un clásico en el mundo de la publicidad, y no siempre el objetivo es puramente  monetario (ahorrar dinero), sino que se busca reforzar la imagen y la crebilidad de los co-anunciantes, o generar sinergias de mutuo interés. Un antecedente reconocible de esta estrategia de marketing que consiste en que dos o más marcas cooperan, fue la campaña INTEL INSIDE, en la que el conocido fabricante de chips participaba en la publicidad de los fabricantes de ordenadores que eran sus clientes con un sello que delataba -o más bien presumía- de que sus chips estaban en el corazón inteligente de cada ordenador de esa marca. Este mensaje potenciaba la imagen de calidad de la marca de ordenadores, al tiempo que establecía el dominio tecnológico y la omnipresencia hegemónica de los chips de a Intel.

El co-branding no consiste en que te paguen por ceder parte de un espacio publicitario a otra marca -algo francamente difícil de conseguir a no ser que tengas un soporte cuyo contenido se valore por sí mismo y su difusión sea realmente amplia- . Tampoco se trata de comprar espacio publicitario entre varios anunciantes, como sería el caso de las vallas que anuncian centros comerciales con la contribución de las marcas ubicadas en el Centro Comercial: el co-branding consiste principalmente en elaborar una campaña o un anuncio con una línea de comunicación que establezca una relación de pertinencia suficiente para permitir que dos o más marcas tengan una presencia lógica y entendible en un mismo espacio o soporte comercial.

No debes poner límite a tu imaginación. Las oportunidades para el co-branding pueden surgir en cualquier momento y -literalmente- de cualquier esquina. Lo vimos en el pasado INMOCIÓNATE con la impresionante presentación de Helia de San Nicolás, una joven y conocida arquitecta, docente, animadora y gran artista murciana que estableció una colaboración de mutuo interés con la también muy conocida e histórica inmobiliaria Abad, ubicada y especializada en el Centro de Murcia, para realizar siete de sus instalaciones artísticas en sendos bajos comerciales gestionados por la inmobiliaria. Todo un prodigio de co-branding entre una artista y una inmobiliaria para potenciar la imagen y el posicionamiento de ambos y, de paso (que no es poco), llamar la atención sobre estas propiedades en situación de disponibilidad. Sin minusvalorar a ninguno de los concurrentes a los premios de marketing de este año -que presentaron ideas fantásticas y muy trabajadas- a mi lo del co-branding Helia San Nicolás-Abad me pareció una idea brillante con una exposición espectacular

Un ejemplo típico de co-branding, habitual en el sector inmobiliario es la publicidad de promociones de obra nueva, en las que pueden llegar a aparecer hasta cinco marcas: la del promotor, la del constructor, la del comercializador y la del financiador. Incluso alguna campaña he hecho en la que el propio estudio de arquitectura aparecía, cuando se daba el caso de que era un Estudio conocido o un arquitecto de renombre.

Si quieres utiizar esta estrategia para posicionar tu marca o potenciar tu marketing, estas son algunas oportunidades en las que te sugiero trabajar.

Co-branding con una entidad financiera

Vender la hipoteca al comprador siempre ha sido una oportunidad lógica. No todos los compradores tienen un alto grado de bancarización. Incluso los que trabajan de forma habitual e intensa con una entidad bancaria pueden aprovechar la compra de una casa para diversificar sus proveedores bancarios. Los Bancos, a su vez, utilizan las hipotecas como herramienta para la generación de cartera con nuevos clientes, obligándoles en muchas ocasiones a domiciliar nóminas y suministros.

Por esta razón, los Bancos, o entidades financieras especializadas como UCI son un partner lógico a la hora de plantear una estrategia de co-branding. Lo más básico es que ellos nos proporcionen material para vender sus hipotecas con nuestro logotipo -marca blanca- o, lo más normal, con el de nuestra Agencia y su entidad. De esta forma podremos promover un Servicio Complementario de Valor Añadido como la financiación -que nos reporta margen- con un coste de marketing reducido.

Puede que los bancos con los que trabajas no estén por la labor de proporcionarte ese material con tu marca. Una alternativa es asociarse con un bróker financiero que, sin duda, será más flexible a un planteamiento de este tipo.

Co-branding para proyectos de Reformas

La venta de una vivienda que necesita reforma depende muchas veces de que seamos capaces de aportar un proyecto en condiciones, acompañado de render virtuales o incluso en Realidad Virtual. Establecer una acuerdo de colaboración con una empresa de Reformas para que prepare el proyecto y la presentación virtual ayudará a potenciar nuestro servicio y el de ellos, nuestra marca y la suya, y a aumentar las posibilidades de negocio para ambos.

Co-branding con tiendas de muebles y decoración para Home Staging

Estamos de acuerdo en que el Home Staging es una herramienta estratégica a la hora de crear valor para el propietario y acelerar la venta de una propiedad inmobiliaria. Si es real mejor, virtual al menos.

Pues bien, una estrategia para financiar el Home Staging, especialmente cuando es una intervención real en la vivienda, sería establecer un acuerdo con una empresa de muebles de nuestra localidad. Como en el típico caso de los pisos piloto en Obra Nueva, existe un porcentaje de clientes que deseará adquirir los mismos muebles con la misma decoración que ha contemplado en su visita o visualización. O parte de ellos. Es por tanto una oportunidad para la empresa de muebles y tiene sentido que contribuyan a la puesta en escena, dejando claro quien es el responsable de que la vivienda luzca tan bien.

Co-branding con una empresa de seguros para Casa Garantizada

Ya he hablado en más de un post de un Servicio Complementario de Valor Añadido Inmobiliario que consiste en cubrir con un Seguro de Casa Garantizada las posibles averías de equipamientos ocultos (fontanería, aire acondicionado, motor de la piscina…). El “home warranty” típico en Estados Unidos cubre al propietario durante el período de la exclusiva, y al comprador durante el año siguiente a la compra.

Pues bien, tiene todo el sentido proponer a la empresa de Seguros que solo cobre el Seguro una vez que se venda la vivienda, o que no lo cobre en absoluto si no se vende, a cambio de fidelizar al comprador final y ofrecerle el Seguro de Hogar que le cubrirá una vez vencido el Home Warranty que lleva la casa. Parece algo sofistificado, pero el mundo de los seguros es así. El Home Warranty nos ayuda a captar la exclusiva y diferenciar la vivienda frente a su competencia directa, y por tanto es una excelente estrategia de marketing.

Co-branding para Grupos de Compra

 Los Grupos de Compra -o listado de compradores interesados en una promoción real o hipotética- son la gran herramienta de la que dispone una Agencia inmobilairia local para captar Promotores de Obra Nueva en su Zona.or Ligar el proyecto de comercialización a un Constructor, Estudios de Arquitecto, Gestor de Cooperativas o Financiador concreto nos ayudará a implementr el esfuerzo de marketing necesario para formar el Grupo de Compra. Es imaginación al poder, pero en absoluto es una fantasía.

Co-branding en propiedades de lujo

Un ejemplo típico de las posibilidades de co-branding son los eventos relacionados con la venta de viviendas de lujo. El lujo atrae a marcas específicas que buscan llegar con sus productos a un público de alto standing difícil de alcanzar. El reto de vender propiedades de lujo es precisamente identificar y atraer a este tipo de clientes. Así que una estrategia coherente y efectiva es hacer una acuerdo para utilizar las listas de clientes de -por ejemplo- marcas de automóviles de lujo para invitar a gente de este nivel a las “fiestas privadas” que son los open-house para viviendas de lujo. A cambio, la empresa puede exhibir sus coches durante la celebración.

Co-branding con Comercios Locales

Los comercios locales son grandes aliados potenciales a la hora de prescribir los servicios de nuestra agencia a compradores o vendedores potenciales. Así que establecer una estrategia de co-branding con comercios locales puede ser una gran idea a  la hora de potenciar nuestra marca y nuestro negocio.

La cosa puede llegar a extremos tan interesantes como crear una campaña en defensa de la compra en comercios locales. Los comercios reclutados se comprometerán a exhibir un cartel con los participantes en la campaña  en su comercio. Crear esa campaña no debería ser complicado. Usar nuestro escaparate y nuestras RRSS para difundirla, tampoco. Si lo piensas, nada más lógico que una inmobiliaria de la Zona sea quien coordine la dinamización del comercio local. Más allá de los beneficios evidentes del cobranding, aquí se produce un efecto conocido como el “efecto adalid”, por el que tu marca asume una posición de liderazgo en defensa de una aspiración común, en este caso del pequeño comercio local.

Co-branding en seminarios de atracción

Sabemos por la experiencia que nos han ido contando Cristino Torio y la de otros profesionales -muchos de ellos animados y formados desinteresadamente por el propio Cristino- que los Eventos Inmobiliarios de Atracción (básicamente Seminarios de Vendedores) funcionan estupendamente como herramienta de posicionamiento y prospección. Pues bien, algunos inmobiliarios -y es la fórmula que yo personalmente recomiendo para aumentar el contenido e interés de estos eventos- llegan a acuerdos con un bancario local, un abogado y/o un asesor fiscal para completar los ponentes del Seminario en cuestión. Esto es co-branding en estado puro. Lo bueno es que tú eres el promotor y, por tanto, el más beneficiado en términos de imagen, y probablemente de negociol.

Conclusión

El co-branding es siempre beneficioso, y lo es, para resumir, por muchas razones: porque refuerza tu imagen y tu posicionamiento, porque te ahorra costes y porque te permite forjar alianzas que sin duda se convertirán en referidos con el tiempo.

Mira a tu alrededor, en tu círculo familiar, en tu esfera de influencia, en tu malla relacional (amigos de amigos, conocidos de conocidos, contactos de contactos, etc) y empieza a pensar, con las guías que te he apuntado, en posibles colaboraciones profesionales y empresariales. Verás como tu universo de posibilidades se amplía enormemente, y con ellos tu potencialidad de negocio.