Todo el mundo habla de la importancia del vídeo en el marketing actual y, especialmente en el Sector inmobiliario. No hay Agente americano que se precie que no nos enseñe en los eventos profesionales unos vídeos espectaculares y magníficamente producidos, mientras que nosotros nos hundimos levemente en nuestros asientos pensando que es una asignatura pendiente que nunca podremos aprobar, más allá de los vídeos de propiedades que encargamos al fotógrafo local de las BBC (bodas, bautizos y comuniones). Y eso cuando los encargamos, que no es siempre.

El problema es que, cada vez más, se nos acaban las excusas. Los medios de producción audiovisual tienen un coste mucho más bajo y una calidad enormemente mayor que hace veinte, diez o incluso cinco años. Un smartphone medio decente te permite grabar con una calidad insospechada hasta hace bien poco. Solo hay que tener en cuenta algunos sencillos criterios de iluminación y encuadre para conseguir una imagen de calidad. Tampoco el sonido que capta un smartphone es malo, aunque es mejor si se trata de un Iphone de las últimas hornadas. Si encima le añades una app de pago para grabar sonido y un micrófono de solapa que se enchufa en el propio teléfono, marca Rode por ejemplo, ni te cuento lo que puedes conseguir.

El hardware y el software para la edición y postproducción de video tampoco tienen color en calidad y precio con lo que había hace unos años. Cualquier ordenador de sobremesa con una buena tarjeta de vídeo y Adobe Premiére instalado es más que suficiente para editar vídeo sin que la renderización te tarde una eternidad. After Effects te proporciona efectos espectaculares. Sin ir tan lejos, los programas básicos de Apple, iMovie, o Microsoft, Movie Maker, te permiten editar e insertar efectos sencillos consiguiendo un resultado bastante apañado.

Así que, desde el punto de vista de las herramientas de filmación y edición, no hay excusa para no utilizar el vídeo en tu comunicación personal, que es una base importante de tu marketing. Y la razón para hacerlo es bastante evidente: en un estudio realizado por Google y la NAR de forma conjunta ya establecía que el 86% de los encuestados preferían a un Agente inmobiliario que utilizara el vídeo como forma de comunicarse. De hecho, solo el 17% lo usaba cuando se realizó el estudio (2012).

En la era de los social media, el vídeo nos proporciona mayor visibilidad y un óptimo nivel de engagemento implicación con nuestras publicaciones. Vivimos en una era dominada por la imagen en general, y por el vídeo en particular. Instagram, la red de moda actualmente propiedad de Facebook, y también Facebook con sus múltiples opciones, incluso la emisión en directo, no han hecho sino potenciar y facilitar el uso del vídeo. En el sector inmobiliario es de particular relevancia, en la medida en que su uso potencia la comunicación de nuestras propiedades y, sobre todo, la marca personal de los agentes.

El mantra de los formadores americanos y asimilados es que “ los vendedores quieren trabajar con Agentes que conozcan, que les caigan bien y en los que confíen”. Y no hay mejor forma para conseguirlo de entrada que comunicarnos mediante vídeos personalizados.

El problema número uno con los vídeos inmobiliarios personalizados son los miedos a hablar a cámara que nos atenazan. Como tantas cosas que podríamos haber mejorado en la vida, el secreto está en la educación de la infancia. Cuando somos niños no tenemos vergüenza, así que la vergüenza y el miedo al ridículo es algo que vamos aprendiendo con los años, junto con otras normas sociales que facilitan la convivencia. En ese sentido, la educación anglosajona nos supera en mucho. Es habitual que un niño pequeño en el mundo anglosajón pase una gran parte del tiempo haciendo teatros y hablando en público. Y aún así, tampoco es una fórmula mágica. El secreto para superar la vergüenza de adulto no es otro que tirarse al pozo de cabeza y empezar a practicar y practicar. Lo único que puede suceder si practicas es que mejores. No se conoce un vector de aprendizaje que vaya en la dirección opuesta.

Dicho esto, me gustaría darte algunas ideas que te pueden servir a la hora de introducir el videomarketing en tu Agencia. Hay algunas ideas que te pueden servir, pero repito: el secreto para acabar haciendo vídeos personales que queden resultones y sean efectivos como herramienta de comunicación es, antes que nada, superar nuestros miedos y empezar a practicar.

Los vídeos corporativos son para años

No todos los vídeos tienen que ser gratis o de muy bajo coste. Igual que inviertes en tu web corporativa deberías plantearte invertir en vídeos corporativos para tu Agencia. En esos vídeos, el protagonista debes ser tú, porque este es un negocio de personas con personas, como siempre decimos. También debes darle un cierto papel a tu Equipo, pero más bien de figurantes, de lo contrario corres el riesgo de encontrarte dentro de un tiempo con que ya no te sirve lo que has filmado debido a las bajas y a las altas naturales en un negocio basado en comerciales.

No escatimes en la producción de estos vídeos. Al final, la primera impresión que des de tu Agencia será a través de tu web y de tus vídeos corporativos. No tiene sentido invertir en reformar un local, equiparlo y amueblarlo para mejorar la experiencia de cliente, cuando esa suele ser una experiencia posterior.

Aquí merece totalmente la pena trabajar con una productora profesional. Tendrás que preparar un guion para decirlo a cámara en parte y leerlo también, ya que quedará cubierto por imágenes de tu oficina o de recurso. Prepara antes que nada la propia oficina para la filmación, aunque también queda muy bien filmar en exteriores, incluso saludando a la  gente o a los comerciantes de la zona.

Vídeos de Zona

Otros vídeos básicos son los que explican la Zona en la que trabajas a unos hipotéticos compradores. Las características generales, tanto urbanísticas como demográficas, de una zona no varían con frecuencia, así que también merece la pena que inviertas en este tipo de vídeos. Los vídeos de Zona te darán un juego enorme dentro de tu web, si los incluyes acompañando los resultados de los inmuebles de esa zona. También te ayudarán a posicionarte como experto en la Zona, publicándolos en Youtube y marcándolos con las etiquetas adecuadas.

El elevator pitch de los agentes

El primer contacto de un Agente con un vendedor identificado debería ser un vídeo personal, mejor que una llamada telefónica o un mero mensaje de texto. El elevator pitches un clásico del videomarketing: contar mediante un vídeo de entre uno y dos minutos qué es lo que puedes hacer por tu interlocutor para que contrate tus servicios, o que invierta en tu proyecto. Se trata de despertar el interés, no de ser exhaustivos. Demuéstrale en ese lapsus de tiempo que te importa lo que a él le importa, y que mereces una oportunidad para que te oigan. El elevator pitches ese discurso que se utiliza en los realitydonde unos emprendedores exponen su idea a un panel de posibles inversores.

Puedes hacer tu elevator pitch directamente con tu móvil o con la cámara de tu PC o Mac. Es una herramienta de primer contacto con un vendedor identificado, y te desmarcarás de la competencia. Sé convincente, pero sobre todo intenta inspirar cercanía y transmitir confianza. ¿Es fácil de hacer? Sí, si practicas.

Los vídeos locales y comunitarios

 Te parecerá sorprendente lo interesante que resultan los vídeos locales para tus propios vecinos. Además de ser un contenido relevante, es un formato que fomenta la implicación de tus visitantes en tu web, de los amigos de tu perfil y de tus fans en redes sociales.

Lo que mejor funciona es que tus Agentes entrevisten directamente con el móvil y un palo de selfie a los comerciantes locales, seguido por unas tomas panorámicas de la tienda (fachada e interior) y saludos personales a los dependientes.

Los vídeos de propiedades

Todos tenemos en la cabeza algunos vídeos espectaculares de propiedades de lujo, con personajes incluidos y desarrollando estilos de vida en los que la vivienda tiene un gran protagonismo pero como escenario de fondo. Pero no todas las viviendas son de lujo, ni las expectativas de honorarios a facturar cuando se venda nos permiten invertir un presupuesto tan alto en producción. La filmación con drones, y no solo para tomas aéreas sino como alternativa al travelling gracias a su facilidad de manejo y a su sistema de estabilización, le añade espectacularidad a la producción y atractivo a la vivienda que se lo merezca.

Una casa tipo medio no suele ser, por lo demás, una localización especialmente atractiva para el vídeo, hay que reconocerlo. En este caso funciona muy bien hacer un montaje multimedia mezclando foto fija con pequeños cortes de vídeo. Con un poco de postproducción, esos videomontajes funcionan bien. Lo ideal es que el Agente presente la vivienda hablando a cámara. Incluso es una gran idea hacer un Open House en vivo y en directo aprovechando Facebook live, Skype o Hangout.

Una idea muy socorrida es crear una banda sonora con una locución leída por el propio comercial y música de librería libre de derechos (ojo a la música comercial, cada vez mejor protegida en las redes sociales por los derechos de autor). Si contratas una locución profesional a través de una plataforma web, el resultado puede ser fantástico

Vídeos de contenidos prácticos para tus clientes

Hablamos mucho de los blogs, pero nos olvidamos de la importancia del vlogging, o los blogs con vídeos. Conviértete en un auténtico influencer haciendo vídeos de temas inmobiliarios de interés para compradores y vendedores: hipotecas, Notaría, financiación, legislación, proindivisos, mudanza, etc. No es demasiado complicado para ti, ya que vives inmerso en ese mundo.

Verás cómo las visitas a tu blog se multiplican, y tu cara empezará a ser reconocida entre tus clientes potenciales. Pierde tus miedos y ponte las pilas.

Vídeos del mercado inmobiliario

También en este caso estamos acostumbrados a ver información estática de datos de mercado, pero poca gente hace aquí algo que potencia mucho su alcance y difusión: haz un montaje con algunos gráficos, ponle una explicación locutada y convierte el conjunto en un vídeo para compartir en redes sociales. Incluso Facebook te facilita hacer este tipo de montajes.

Los vídeos circunstanciales

Mejor que escribir un whatsapp o hacerte un selfie, haz un clip de vídeo para saludar a alguien, decir donde te encuentras o desear un feliz cumpleaños a un amigo. Son vídeos circunstanciales que te saldrán con toda naturalidad y darán una imagen humana y familiar de ti. No pienses en textos o mensajes de voz, piensa en pequeños vídeos para instagram, twitter o whatsapp.

Vídeos testimoniales de antiguos vendedores

Pon a un antiguo cliente a hablar de su experiencia contigo y de las circunstancias que le llevaron a vender su casa y verás cómo afloran las emociones. Te costará convencerlos de que hablen, pero el esfuerzo merecerá la pena.

Algunos consejos finales

No publiques primariamente en youtube, ya que tus vídeos saldrán con anuncios (poca gente paga todavía la cuota premium para ver los vídeos sin ellos) y remitirán a otros vídeos que tal vez no te convenga promocionar. Además, la gente se despistará y saldrá de tu web o tu blog. Utiliza una plataforma de pago como Vimeo y publica ahí tus vídeos. Después, eso sí, los colocas en tu web y los compartes en todas las redes sociales, incluido youtube por supuesto.

Utiliza un tele-prompter. Si crees que todo el mundo habla a cámara sin equivocarse e improvisando, estás en un error. Muchos de esos youtubers que tango te gustan y que tienen un piquito de oro, en realidad están usando un artilugio que hace mucho usan los presentadores y los políticos: el tele-prompter. Con este artilugio, una app de apoyo y un ipad, te puedes montar un tele-prompter que, también con práctica claro, te dará seguridad y fuerza a la hora de hablar directamente a cámara.

Un chromakey no es tan complicado. Y si quieres ser creativo y jugar con fondos llamativos, siempre puedes hacerte con un croma. Claro que después debes saber cómo montar los fondos, pero no es especialmente complicado en cualquier software de postprodución que se precie.

Hazte con un stock de vídeos y fotos propios.  Hay plataformas de bancos de imágenes y clips vídeos que hacen paquetes y ofertas continuas. Con una pequeña inversión puedes añadir mucha calidad a tu producción final. Plantéatelo.

Olvídate de lo que hacen los demás y tú a lo tuyo. En una producción de vídeo se nota siempre el presupuesto, aunque te parezca que no. Lo cual no quiere decir que no merezca la pena hacer vídeo de bajo presupuesto. Pero no te fijes demasiado en los relumbrones de concurso de marketing, ya que hay gente que invierte solo para llevarse el premio. Además, como decía antes, no todas las viviendas permiten una gran inversión en producción de vídeo.